A22_2

Tú estas en la semana:

25 semanas de embarazo

Tu bebé a las 25 semanas de embarazo

Tu bebé tiene el tamaño de una calabaza bellota.

Relleno

La piel de tu bebé es aún delgada, arrugada y pálida, pero se ve más relleno día a día gracias a la grasa y los músculos que ha desarrollado. Comienzan a desarrollarse diminutos capilares debajo de la piel de tu pequeño, que le dan un tinte rosado. Tu bebé mide de 30 a 33 cm (12 a 13 pulgadas) y pesa cerca de 680 g (1,5 libras).

Desarrollo del cerebro

La corteza cerebral se desarrolla en elaboradas capas. La mayor parte de la acción aún es controlada por otras áreas del cerebro que se desarrollaron mucho antes.

Tu embarazo a las 25 semanas

Como una pelota

Tu útero tiene ahora el tamaño de una pelota de fútbol, así que es natural que tus órganos se sientan apretados. Al medirlo desde tu hueso púbico hasta mitad de camino entre tu ombligo y tu esternón, tu útero mide alrededor de 25 centímetros de diámetro.

Control de diabetes

Entre las semanas 24 y 28, se realiza un examen para buscar signos de diabetes gestacional, una afección de alto nivel de azúcar en sangre que afecta a aproximadamente entre el 2 y el 5 por ciento de las mujeres embarazadas, y normalmente desaparece luego del parto. El examen en sí es simple: unos minutos después de beber una solución azucarada, se extrae una muestra de sangre y se miden tus niveles de azúcar. Si tu nivel de azúcar en sangre es alto, se realiza otro análisis para determinar si tienes diabetes gestacional. El tratamiento consiste en una dieta especial y, en algunos casos, medicamentos.

De viaje

Las infecciones urinarias son comunes durante el embarazo, así que ve al baño cuando sientas ganas. Los síntomas de una infección urinaria son ardor, dolor o un olor desagradable al orinar. Si tienes alguno de estos síntomas, llama a tu médico de inmediato, ya que las infecciones urinarias pueden convertirse en algo grave si no se las trata durante el embarazo. 

¿Sabías qué...?

Los vasos sanguíneos se están desarrollando en los pulmones y las fosas nasales se están abriendo; todo se está preparando para la primera bocanada de aire del bebé. Los vasos sanguíneos también se están desarrollando bajo la piel, lo que le da al bebé un aspecto rosado.