El desarrollo de tu bebé en sus 2 primeros meses de vida

El desarrollo de tu bebé en sus 2 primeros meses de vida

¡Bienvenido a la paternidad! Aunque todo pueda parecer abrumador, tu bebé es menos frágil e indefenso de lo que piensas. Es competente de muchas formas y los va a ayudar a convertirse en buenos padres mediante señales sobre lo que necesita.

Las necesidades más importantes de tu bebé

Ahora, las necesidades principales de tu bebé incluyen la alimentación, dormir y que lo calmen. Está aprendiendo que el mundo es un lugar de confianza que cubre sus necesidades. Los bebés, como los adultos, vienen con temperamento individual. Algunos bebés tienen esquemas de alimentación y sueño más regulares que otros a esta edad. Es mejor que te adaptes al esquema de tu bebé. Aún necesita comer de forma bastante regular a lo largo de las 24 horas del día. Lógicamente, los padres están cansados y se preguntan si habrá algún momento para ellos nuevamente. Puedes estar segura de que lo habrá. Por ahora, cede a los cambios que exija tu bebé.


Dedica tu tiempo al cuidado de tu bebé y de ti misma, y a conocerse el uno al otro.

  • Los recién nacidos aún no juegan, pero sí disfrutan de explorar el mundo con sus ojos, oídos y cuerpos.
  • Dedica tu tiempo a hablarle a tu bebé cuando esté despierto. Él ya conoce tu voz desde el tiempo que pasó en el útero, así que escuchar la voz de mamá y de papá es un bienestar para él.
  • Puede ver mejor a 25 cm frente a él, o apenas en la distancia desde tus brazos hasta tu cara. Míralo de cerca cuando lo tengas en brazos, y él te mirará mientras lo abrazas, le hablas y le cantas.
  • Es mejor poner de espaldas al bebé para dormir, evitar taparlo de más y calentar de más la habitación, así que es preferible sacar toda la ropa de cama esponjosa de donde duerme.

Recuerda mantener al mínimo las visitas que no colaboran, y no te preocupes por las tareas del hogar.


3 semanas

A las tres semanas, puede que hayas desarrollado algún ritmo o esquema para dormir y comer, y te sorprenderás al comenzar a anticiparte a lo que necesita tu bebé. 

Tu bebé ahora:

  • Está despierto con más frecuencia, incluso puede estar despierto durante una hora. Notarás que está estudiando tu cara, mirando cómo hablas y cómo se calma cuando escucha tu voz.
  • Hace un sonido para mostrar que está entusiasmado cuando le hablas. Estos balbuceos son el comienzo del lenguaje. Asegúrate de parar y contestarle con un poco de conversación.
  • Está muy irritable al final del día. Esto puede no parecer un progreso, ¡pero lo es! A medida que el sistema nervioso de tu bebé madura, el mundo se vuelve más interesante, y tu bebé puede que necesite relajarse de todo el tumulto.
  • Tiene más control de la cabeza. No parecerá tan frágil como antes, pero aún necesita mucho apoyo cuando lo sostienes.
  • Tiene más fuerza en la parte superior del cuerpo. Ahora podrá levantar la cabeza cuando lo pongas de panza, pero aún necesita dormir de espalda.
  • Observa el movimiento de su mano frente a su rostro. Aunque no tendrá demasiado control de sus manos, tendrá un control bastante bueno de sus ojos, y puede estudiar los objetos que lo rodean.
  • Duerme entre tres y cuatro horas seguidas. Si duerme mucho más que eso, deberías despertarlo para comer.

2 meses

Tu bebé te mantiene adivinando, pero sus hábitos para dormir y comer se están volviendo un poco más predecibles. A medida que tu hijo supera la salida de la costra láctea habitual en recién nacidos, se verá cada vez más como un bebé modelo. Hará su parte con sonrisas, mucha "conversación" y se moverá encantado cuando te vea.
También puede que observes que tu bebé:


  • Se calma más con mamá y papá que con extraños.
  • Te estudia a ti y a todos los demás con profundo interés, en especial, antes y después de la alimentación.
  • Controla la cabeza un poco mejor, siempre y cuando tú la sostengas.
  • Le gusta que lo tengas en tu hombro o sentado con sus axilas apoyadas.
  • Sostiene la cabeza y empuja hacia arriba con los brazos cuando está de panza. Asegúrate de que pase mucho tiempo de panza cuando está despierto para mantener su cabeza redonda y sus hombros fuertes.
  • Te responde con una sonrisa
  • Involuntariamente rueda desde la panza hasta la espalda.
  • Ha enderezado su postura y tiene las manos abiertas la mayor parte del tiempo.
  • Agarra y sujeta sus manos por accidente. ¡Los juguetes están a punto de formar parte de su vida!

El alboroto y el llanto tienden a aumentar al final del día, lo cual puede ser muy estresante. Pídele a tu pareja o a alguien de confianza que te ayude. Llevar a tu bebé en un portabebés, incluso cuando no esté haciendo un alboroto, puede reducir el llanto en general. 

Este es el momento de comenzar a observar los ojos de tu bebé para ver de qué color serán realmente. Tu bebé quizás también esté notablemente más gordito cercano a los dos meses, e incluso puede tener doble barbilla y pliegues en los muslos. Este es el sello distintivo de un bebé saludable y bien alimentado. Es hora del control de los dos meses, así que prepárate para llevarlo al consultorio del doctor.